¿Los ingleses podrían leer a Shakespeare?

Pues no. Los hispanohablantes podemos leer a Cervantes y a Quevedo en versión original y ver y entender a Lope de Vega o Góngora, porque aparte de algunas palabrejas raras, ya caídas en desuso, como ‘sayo’, ‘yantar’ o ‘zopenco’, el castellano conserva aproximadamente la misma estructura y sonidos.

En la actualidad, se han hecho adaptaciones del Quijote al castellano moderno, aunque en realidad resulta innecesario, porque el castellano antiguo se entiende y muchas de las expresiones antiguas se han adoptado como localismos en Hispanoamérica.

¿Y qué pasa con Shakespeare? El inglés en el que escribió Hamlet era radicalmente distinto al inglés actual. Pero si en el Quijote el problema pueden ser los arcaísmos, en el caso de Shakespeare, el ‘Cisne de Avon’, el problema es la pronunciación.

La respuesta a este enigma se encuentra en las mismas raíces del idioma inglés. Las islas han sido invadidas sucesivamente por pueblos que hicieron diferentes aportes al lenguaje. Las tribus germánicas provenientes de Alemania, Dinamarca y los Países Bajos se mezclaron con las tribus celtas locales, que ya habían tenido invasiones romanas influenciadas por la cultura griega. Más tarde hubo invasiones vikingas y el dominio normando. Toda una mescolanza.

Hasta el principio del s XIII la lengua escrita era en latín o en el antiguo ‘norse’ como el poema ‘Beowulf ’y uno de los primeros textos en el llamado Inglés Medio fueron los ‘Cuentos de Canterbury ‘de Chaucer. Pero la pronunciación de las palabras era completamente distinta.

En el s XV se dio el fenómeno llamado ’The Great Vowel Shift’ (el Gran Desplazamiento Vocálico) que se había venido gestando en los tres siglos anteriores: los dialectos locales fueron unificados en el inglés estándar y se extendió por todo el país gracias a la imprenta.

¿En qué consistió el cambio? Básicamente, las vocales largas se desplazaron hacia arriba; es decir, una vocal que solía pronunciarse en un lugar de la boca se pronunciaría en un lugar diferente, más arriba en la boca. Este cambio tuvo implicaciones a largo plazo, entre otras cosas, en   la ortografía, la enseñanza de la lectura y la comprensión de cualquier texto en inglés escrito antes o durante el Cambio, aunque tuvo un seguimiento desigual en las Islas Británicas.

https://es.wikipedia.org/wiki/Historia_del_idioma_ingles

Recientemente, a partir del año 2004, se ha comenzado a leer o a representar Shakespeare OP, es decir Shakespeare en su pronunciación original, lo que ha tenido diferentes reacciones, y no todas positivas, tanto en la audiencia como en los actores, especialmente los de más edad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contactar / Soporte

Contactar con Tau

Reserva por Whatsapp

Contactar por correo

También puedes usar el siguiente formulario para contactar con nosotros.

<
¿En qué te puedo ayudar?
He leído y acepto la política de privacidad* Política de privacidad

Tickets de asistencia técnica

SOPORTE TÉCNICO